Mensaje del Director

La Benemérita Escuela Normal “Manuel Ávila Camacho”, tiene una raíz  profunda ligada a una larga historia que contar. Desde sus inicios hermanados a la fundación de la Nación, ha recorrido periodos que le han dejado marcas indelebles en su consolidación como escuela formadora de maestros; desde el modelo lancasteriano de enseñanza mutua establecido en su apertura en 1825, el ideario pedagógico de Enrique C. Rébsamen, los Congresos de Educación de 1889 y 1890 liderados por Joaquín Baranda, la travesía revolucionaria con el ejemplar temple de Doña Beatriz González Ortega, hasta el surgimiento de las licenciaturas en educación y su actual posición en el espacio de las instituciones de educación superior del país.

Ocupa un sitio en el ámbito de las escuelas formadoras de maestros sustentado en una Visión que concibe una formación profesional a la altura del contexto educativo contemporáneo, lo vincula de manera profunda y permanente con su identidad histórica, en particular con su origen; considera la actualización constante que requiere todo profesional docente para estar en condiciones de responder a las circunstancias que la realidad educativa le impone, considera al estudiante, al docente y al personal de apoyo como seres humanos en su totalidad.

Su actividad se concibe como una obra de formación y autoformación donde cada uno es necesario e importante, entendida la responsabilidad individual como parte fundamental de la construcción colectiva, para dar respuesta a las expectativas que la sociedad actual plantea en la formación de los nuevos profesores.

En este contexto, la Benemérita Escuela Normal “Manuel Ávila Camacho” ofrece una importante gama de ofertas para la formación inicial docente y la profesionalización de maestras y maestros en servicio, además de considerar actividades deportivas y artísticas de primer nivel que le han dado prestigio que aseguran una formación integral. Se privilegia un sentido humanista, eje desde donde se concibe al que aprende y al que enseña en un marco social en el que interactúan constantemente personas con historias que los definen y redefinen en una acción de mutuo aprendizaje.

Esta institución ofrece lo mejor que ha recabado en su larga trayectoria, y espera lo mejor de quienes ingresen a sus aulas, el reto es estar a la altura que la sociedad y la nación reclaman para tener el país que queremos.